UNE. Celebrando un aniversario más…

UNE 76

UNIÓN NACIONAL DE EDUCADORES

SÍNTESIS HISTORICA DE LA UNIÓN NACIONAL DE EDUCADORES
Carlos Moreno Arteaga
Los ingentes esfuerzos que había hecho el Magisterio nacional desde inicios del siglo XX para organizarse, empezaban a rendir frutos a nivel nacional. La presencia de un militar nacionalista influenciado por las ideas socialistas, el general Alberto Enríquez Gallo que asumió el poder en octubre de 1937 y que tiene entre sus mayores méritos la promulgación del Código del Trabajo, permitió la creación mediante decreto del “Sindicato Nacional de Educadores Ecuatorianos” que establecía por primera vez la obligatoriedad de afiliación de todos los educadores/as del país. Esta noble iniciativa no logró consolidarse pues no tuvo la participación decidida y democrática del magisterio y en la administración posterior, la del dictador Aurelio Mosquera Narváez, de ingrata recordación para la Patria, el magisterio fue golpeado y debilitado.
Un 17 de marzo de 1939 se declara un paro del magisterio que tuvo como respuesta despótica la separación de maestros/as, la reorganización de establecimientos educativos por intereses particulares, el ataque al escalafón y a la autonomía universitaria, etc. El Estado intentó a través de su Ministro de Educación Estrada Coello exterminar al Sindicato con la creación en el año de 1.940 de una Asociación Nacional de Maestros de carácter patronal y mutual que no prosperó. La derogatoria de la Ley de Sindicalización y por ende la obligatoriedad de las cuotas, convulsionó a las organizaciones y fragmentó a los nacientes gremios.
Pese a estar dispersos, atomizados y golpeados un grupo de educadores valientes y decididos pudo mantener la estructura clasista del sindicato.
EL CONGRESO NACIONAL DE UNIFICACIÓN DEL MAGISTERIO.
La convulsionada década del 30’ culminó con el ascenso al poder de un nuevo caudillo, Carlos Arroyo del Rio, abogado de empresas transnacionales, muy vinculado con la banca y los agro-exportadores costeños. Su política favorable a estos sectores, solo deterioró más el nivel de vida de los ecuatorianos con una fuerte represión para sostenerse en el poder.
La derrota militar frente al Perú, la pérdida de territorio, el carácter represivo de sus carabineros, la corrupción y fraudes electorales constantes, el hambre y la desesperación de la población ecuatoriana, fueron los detonantes para que sectores que iban desde los conservadores hasta los comunistas, de los empleados públicos hasta la tropa, desde los trabajadores hasta los estudiantes, lleven a cabo un 29 de mayo de 1944, la revolución conocida como “La Gloriosa” que está considerada como la mayor expresión de movilización política y social del siglo XX. Durante más de un año, el caudillo populista al que acudieron las fuerzas democráticas, José María Velasco Ibarra, permitió el desarrollo de las fuerzas democráticas, para luego proscribirlas, reprimirlas, reinstaurar el orden capitalista y volver a frustrar la esperanza de un pueblo.
De todas maneras, los vivificantes vientos que trajo la Gloriosa de mayo de 1944, permitió la creación de nuevas instituciones culturales, gremiales, científicas como la Casa de la Cultura Ecuatoriana, la Federación Ecuatoriana de Indios FEI, la Central de Trabajadores del Ecuador CTE, la Federación de Estudiantes Universitarios FEUE, entre otras.
En ese marco, el “Sindicato de Educadores Ecuatorianos” que había sobrevivido a los embates gubernamentales, así como a la desidia de algunos educadores, vio la oportunidad para impulsar una de sus principales aspiraciones que ya había sido expresada en 1941: la convocatoria a un Congreso que unifique al magisterio nacional. Es así como el Sindicato convocó del 1 al 4 de agosto de 1944, al Congreso Nacional de Unificación del Magisterio que tuvo una excelente representación de todas las provincial del país, así como de educadores de todas las ramas de la enseñanza. Su temática fue abundante e intentó centrarse en: Organización del magisterio nacional; aspecto político – religioso de la educación; garantías legales y económicas; escalafón del magisterio; aspectos técnicos; problemas indígenas; problemas del montubio; control y dirección educativas, aparte de acuerdos y resoluciones importantes para el magisterio y la patria ( Uzcátegui, 1953).
El Congreso de maestros despertó mucho interés, no solo entre los educadores, muchos de los cuales multitudinariamente se afiliaron al Sindicato, sino que causo adhesión de funcionarios demócratas, como es el caso del Ministro de Educación Alfredo Vera Vera, quien en muestra de confianza se sindicalizó.
Es por la importancia que reviste este acontecimiento para el cumplimiento del más importante objetivo, como era la Unificación del Magisterio de la Patria, que se considera esta fecha, como la génesis de lo que se consolidaría años después con la legalización y convocatoria al Primer Congreso Constitutivo de la Unión Nacional de Educadores, UNE en el año 1950.

Puede que te hayas perdido

4 minutos de lectura
1 minuto de lectura
6 minutos de lectura